21 de julio de 2012

Cómo forrar latas metálicas

Desde que los niños tomaban leche en lata siempre las he guardado para forrarlas y reutilizarlas (para los cereales, la harina, el alpiste de los pájaros…) ó, en la mayoría de las ocasiones regalarlas a la gente que quiero (a mamá una para las galletas, a Paqui para la comida de los peces, a Marilena por Navidad llena de bombones, a Christal una con papel hippie muy chulo…) en fin, que ya he forrado unas cuantas.
Pero como los niños dejaron de tomar esa leche, ya hacía mucho que no forraba ninguna. El caso es que ayer me encontré en el cubo de reciclar embases de casa ¡una lata de Nesquick con tapadera! Y claro, ¡no puedo parar! hoy la he forrado.



Os cuento como.
Necesitáis:
  • Una regla, lápiz y goma
  • Papel de envolver (uno que os guste)
  • Pegamento de barra
  • Papel adhesivo transparente (forro Ironfix)
  • Un cúter


Lo primero el replanteo (como en las obras). Hay que medir el perímetro (A) de la lata (mejor con una cinta métrica flexible o una cuerdita) y medir el alto.Con estas dos medidas nos queda un rectángulo que cortamos con el cúter. Aplicamos pegamento y pegamos el papel.

A continuación cortamos otro rectángulo un poco más ancho (medida A) para que haya solape al pegarlo. Si os fijáis, yo he dejado unos milímetros sin papel para que el ironfix se pegue directamente a la lata (esto no es necesario pero fija mejor el papel y lo hace “semi- impermeable”, para poder lavar la lata).


Primero se despega una tira para fijarlo recto al papel, después al pegarlo sobre el papel, se va estirando poco a poco con cuidado para que no aparezcan burbujas.

Cortamos con el cuter la parte sobrante de ironfix y ...
¡Listo!, ya tenemos un bote para la chuches.


Espero que os haya gustado y os animéis a hacer una.¡Ya me contareis!



Blogging tips